Transición de regreso al trabajo.

Para muchos de nosotros, las vacaciones de fin de año fueron más cortas de lo que hubiéramos querido. Y, ya sea que debamos regresar a la oficina o estemos trabajando desde nuestras casas, volver a la rutina después de varios días de festejo y descanso, puede resultar un reto enorme.

Lo importante en estos casos es que no tiremos por la borda los hábitos que hayamos adquirido o, que cambiemos por completo los horarios habituales.

Si, es cierto que son días de fiesta, pero no por eso comenzarás a vivir de noche y dormir en el día, porque el regreso te costará aún más.

Es completamente válido que te des unos días libres, pero procura que, al menos tres días antes de volver al trabajo, pues ir recuperando poco a poco tu rutina diaria. No te quedes todo el día en la cama ni te desveles demasiado. Haz lo que harías una mañana normal de oficina. Desayuna y come a la misma hora que lo harías si no fueran vacaciones. Es probable que esto te cueste los dos primeros días, y la ventaja es que podrás darte algunos “permisos” y no ser tan estricto, pero verás que esto ayudará a que regreses a tus actividades cotidianas con mejor actitud y más descansado.
También es buena idea que planees lo que harás en tu primer día cuando vuelvas al trabajo. Muchos suelen regresar y perder hora spor la mañana poniéndose al día con los compañeros. Si planeas tu día, podrás atender primero los pendientes y después tendrás un poco de tiempo para platicar con tus compañeros. Recuerda, dale prioridad al trabajo, siempre habrá más tiempo para la plática.


Y digo que siempre habrá tiempo porque los espacios de ocio son indispensables en una rutina altamente productiva. Intenta incorporar la Técnica Pomodoro para que seas más eficiente con tus tiempos, pero también tengas momentos de descanso.
Sigue estos consejos para afrontar mejor el regreso a la rutina. Te deseamos un excelente inicio de año.

Texto: In-genio

Para Recruiters & HR Advisors LATAM

¡Gracias por comentar y compartir la información!