PREVISIONES PARA 2021

El año que está por terminar, será recordado con dolor, y amargura. Muchas personas han sufrido la peor crisis de salud de este siglo. En lo individual y en lo general ha sido un año de mucha incertidumbre y desánimo. Es de los que no se quisiera tener memoria y todavía no sabemos si lo peor está todavía por venir. Y en lo económico, no es la excepción.

La mayoría de las empresas están atravesando momentos difíciles y de incertidumbre, después de más de 7 meses de pandemia y ante el inminente rebrote de la enfermedad, sociedad y el gobierno se han enfocado en los problemas de salud que enfrenta el mundo, pero no se debe perder de vista lo que está ocurriendo en el sector laboral, en la reactivación económica y en cómo proteger la economía mundial y la del país.

De acuerdo con Banxico, las previsiones para el cierre del 2020 apuntan a una contracción de 9.8% y el panorama para el próximo año parece igual de desalentador. Algunos especialistas consideran que en el siguiente año el Producto Interno Bruto (PIB) de México crezca entre un 3 a un 3.5% y mantienen sus pronósticos en un contexto de incertidumbre ya que todo depende la de la evolución del virus y la llegada de la esperada vacuna para tener un criterio mucho más certero.

PANORAMA INDUSTRIAL.

Ante este panorama se esperan distintos escenarios para cada industria ya que la recuperación puede variar de una a otra, dependiendo de su giro. “Así podemos esperar curvas en forma de V, U y en el peor de los casos de L”, lo que quiere decir que muchas empresas (en su mayoría pequeñas y medianas) no podrán soportar más y por consecuencia habrá más pérdida de empleos lo que traerá un desbalance en la economía nacional.

Por lo tanto, es vital que las empresas ajusten sus estrategias ya que sólo las que logren adaptar sus operaciones a la situación de manera dinámica y creativa, serán las que sobrevivan.

En el 2021 se esperan cambios en los actuales “modelos de negocios” si no se exponen a disolverse de manera definitiva. “Muchas empresas deberán optar por operaciones como: compras de empresas, alianzas y estrategias de consorcio que les permita mantenerse y expandirse”.

Young businessman using digital tablet in office in front of his team

RETOS QUE ENFRENTAR.

Con el aprendizaje que nos ha dejado esta pandemia, es un hecho que los consumidores son cada día más exigentes y analíticos, por lo que únicamente las empresas que den una solución concreta a su modelo de producción y además otorguen valor novedoso a sus productos o servicios, serán las que se mantengan en el mercado y en el gusto de sus posibles clientes y además logren crecer al brindar propuestas más innovadoras.

El reto para nuestros empresarios es mayúsculo, puesto que además de mantener en pie su planta productiva, deben cuidar la salud emocional y física de sus colaboradores, establecer horarios escalonados para evitar contagios, implementar de manera creativa el llamado “home office”, con todo lo que ello implica, ser objetivos y dinámicos ante esta severa crisis.

APROVECHAR LA CRISIS.

El pasado nos ha enseñado que de toda crisis se debe sacar un conocimiento. Se ha dicho que una crisis es una oportunidad de mejorar, para salir de ella más fortalecidos y ésta es la oportunidad para que gobierno y sociedad enfoquen sus esfuerzos y lograr que nuestra economía no se derrumbe de manera estrepitosa.

El reto que enfrenta nuestro gobierno no es menos grande que el de los empresarios. Hoy más que nunca empresarios y gobierno deben trabajar de la mano y en armonía para lograr resultados positivos a corto, mediano y largo plazo. Sobre todo, porque a pesar de las circunstancias, no debemos olvidar que nuestro principal socio comercial se encuentra del otro lado de nuestra frontera norte.

EL T-MEC

La economía de Estados Unidos de América también atraviesa por momentos muy complicados por temas políticos y sociales, con una elección presidencial que ha puesto a ese país en los ojos del mundo. Nunca como ahora la democracia de los norteamericanos se había puesto en entredicho y no pueden ni deben dar mal ejemplo al mundo.

Con la entrada en vigor del T-MEC, el gobierno de México apostó al comercio exterior como un factor esencial para un repunte en el 2021. El tratado debe dar certidumbre a inversionistas y debe fomentar a las empresas a realizar operaciones de comercio exterior, aprovechando la disputa comercial entre Estados Unidos y China. En ese marco, las empresas mexicanas cuentan con la oportunidad de generar ingresos y el posicionamiento de diversos productos en el territorio norteamericano.

Del mismo modo, el T-MEC favorecerá el comercio digital que es muy interesante. Con datos de la revista Forbes, derivado de la pandemia el “e-commerce” se potencializó un 60% y crea una importante oportunidad para las empresas que empiezan a utilizar esa poderosa herramienta.

Este es el momento para mirar al futuro con nuevos ojos, para trabajar todos juntos, sociedad, empresarios y gobierno, con un mismo objetivo y para sobreponernos de los estragos que nos ha dejado el 2020 que está por terminar y esperar que el próximo año sea el de la reconstrucción de nuestra economía por el bien de todos los mexicanos en particular y del mundo en general.

Información de FORBES

Texto: Ricardo Tejeda

Para Recruiters & HR Advisors LATAM

¡Gracias por comentar y compartir!