“¿POR QUÉ ESTÁS BUSCANDO UN NUEVO EMPLEO?”

Las personas se ven obligadas a cambiar de empleo por distintas causas. Y cuando llegan a una nueva entrevista de trabajo y el reclutador pregunta: ¿por qué cambia de empleo? muchas veces la respuesta que se da no es la adecuada y eso puede influir en la decisión del reclutador para conseguir o no el empleo.

LOS MOTIVOS DEL CAMBIO.

Los motivos para cambiar de empleo son muchos y variados: porque han cambiado de domicilio y ahora les queda más lejos, porque en el empleo anterior había un mal ambiente de trabajo, porque la pareja fue enviada a otra ciudad, por encontrar un mejor salario, por buscar una superación profesional o más y mejores retos profesionales.

Los motivos para cambiar de empleo son válidos, pero se debe ser muy cuidadoso con la respuesta que dé al reclutador cuando pregunte los motivos del cambio. La pregunta se hace varias veces durante el proceso de selección, desde el primer contacto, durante la entrevista telefónica y posteriormente durante la entrevista presencial.

INTENCIÓN DE LA PREGUNTA.

Cuando el candidato tiene 30 años de experiencia, pero en ese tiempo ha pasado por más de 10 empresas, al reclutador le interesa saber los motivos por los que cambió tan frecuentemente de empresa. Básicamente quiere saber cuatro puntos fundamentales:

  • LAS MOTIVACIONES. Qué lo impulsa a cambiar de empleo, qué expectativas tiene y si tiene los objetivos claros del nuevo empleo.
  • ACTITUD EN EL EMPLEO ACTUAL. Saber si existe algún problema o conflicto en su actual empresa, para darse cuenta si está frente a un candidato problemático. También quiere conocer el nivel de urgencia o interés que se tiene por cambiar de empresa.
  • INTERÉS POR LA EMPRESA. El reclutador debe estar seguro de que la oferta laboral es motivante y cubre las expectativas del postulante.
  • CONTRAOFERTA. Detectar si está sondeando el mercado para pedir un aumento de sueldo o para provocar que su empresa contra oferte con un mejor salario o puesto, cuando les diga que tiene una oferta de trabajo en otra compañía.

DÉ UNA RESPUESTA POSITIVA.

Lo mejor es siempre de dar una respuesta positiva que esté relacionada con el crecimiento profesional. Como aspectos positivos se debe mencionar que lo motiva el cambio por estar interesado en otro sector de la industria, por aprender nuevas tecnologías, por desarrollar sus habilidades y aprender más o para especializarse en otro campo relacionado con su carrera.

Asegúrese de que su respuesta esté vinculada a los aspectos positivos de la nueva empresa como son el puesto, funciones o prestigio de la compañía y no se centre en los aspectos negativos o los motivos para dejar su actual trabajo.

No es lo mismo decir: “en mi actual empresa no tengo posibilidades de crecimiento” … que decir: “Busco una empresa en la que tenga el desarrollo profesional que necesito en esta etapa de mi vida profesional”.

LO QUE NO DEBE RESPONDER.

Al responder la pregunta: ¿por qué quiere cambiar de empleo?, asegúrese de que su respuesta no sea: “para adquirir nuevas responsabilidades”. Esa es una respuesta tan genérica como ambigua, que no deja ver sus verdaderos motivos y hace que el reclutador sospeche de sus intenciones.

No diga que se cambia por motivos económicos o por mejorar las condiciones contractuales, -aunque sea una realidad que afecta a casi todos los empleados en el mundo- no es recomendable reconocerlo puesto que el reclutador se dará cuenta que su única motivación es el dinero.

No responda que no se encuentra cómodo con su trabajo o que tiene problemas con su jefe o con sus compañeros. Los motivos negativos o conflictivos no son bien recibidos por el reclutador. Los departamentos de Recursos Humanos gestionan los conflictos del personal, los viven de cerca.

En todos los conflictos laborales hay dos partes y dos versiones: la de la empresa o el jefe y la del trabajador. Cada reclutador, tiene políticas particulares para seleccionar al personal y casi todos procuran descartar a los posibles empleados conflictivos, aunque sean víctimas de malos jefes.

No diga que cambia de empleo por “motivos personales” pues eso no deja ver sus verdaderos motivos y despierta justificadas sospechas y tampoco afirme que está negociando nuevas condiciones de trabajo en su actual empresa, asegurando que, si no se las dan, los deja. Eso es un chantaje a sus actuales patrones y ninguna compañía le gusta que la usen para ganar mejores condiciones económicas.

Si no estás conforme con su actual empleo, estás en todo tu derecho de buscar mejores oportunidades en otra compañía, por lo que es recomendable que investigues sus posibles opciones, que estés dispuesto a aportar lo mejor de ti como empleado y aportar tu experiencia en la nueva organización, siempre con una actitud positiva y segura en su próxima entrevista de trabajo.

Texto: Ricardo Tejeda

Para Recruiters & HR Advisors LATAM

¡Gracias por comentar y compartir la información!