LOS EMPLEADOS “BÚMERAN”.

Los empleados que dejaron una empresa y tiempo después regresan a colaborar con la organización suelen ser llamados “Empleados Búmeran” Tal vez el empleado búmeran más famoso sea Steve Jobs, quien dejó Apple en 1985 y regresó 11 años después.

Los empleados suelen dejar una empresa por distintas razones: reubicación del cónyuge, viaje al extranjero por estudios de postgrado o simplemente por buscar un mejor empleo y más desarrollo.

A partir de la crisis de salud a nivel mundial, muchas empresas se encuentran en reconstrucción y ante la disyuntiva de recontratar a exempleados o a nuevos colaboradores.

PROMEDIO DE PERMANENCIA EN UNA EMPRESA.

Los encargados de Recursos Humanos consideran que la permanencia promedio de un empleado en la compañía es de 4.2 años y sólo 2.8 años para las personas entre 25 y 34 años.

Con el uso de las Redes Sociales, es común que las organizaciones se mantengan en contacto con sus antiguos colaboradores, lo que permite que la comunicación entre empresa y exempleados no se rompa definitivamente.

VENTAJAS DE LOS EMPLEADOS BÚMERAN.

  • No es necesario examinarlos desde cero.
  • Pueden empezar a trabajar desde el primer día.
  • Adquirieron más y mejores habilidades en otras empresas.
  • Están familiarizados con la cultura empresarial.
  • Necesitan menos capacitación y apoyo que los recién contratados.
  • Se desempeñan mejor en algunos roles importantes.
  • Mejor coordinación con los distintos procesos productivos.
  • Ya saben cómo hacer las cosas.
  • Ya se sabe qué se espera de ellos.

Los empleados búmeran pueden hacer que el lugar de trabajo sea más inclusivo y aportar nuevos puntos de vista ya que ofrecen una perspectiva externa combinada con un conocimiento interno de la compañía y con la cultura de la empresa.

DESVENTAJAS DE LOS EMPLEADOS BÚMERAN.

  • Cobran más que los recién contratados.
  • En promedio tienen un incremento del 13% por sus nuevas habilidades.
  • Se despeñan peor que las contrataciones a largo plazo.
  • No están más comprometidos que la primera vez que fueron contratados.
  • Pueden no ser la mejor solución a las necesidades de la organización.
  • Regresan con los vicios que habían adquirido con anterioridad
  • Pueden hacer sentir que son mejores que los demás y sentirse indispensables.

Si un empleado no fue lo suficientemente efectivo la primera vez que fue contratado, es probable que su recontratación no rinda los frutos esperados. No siempre las segundas oportunidades son la mejor alternativa para un puesto determinado en una empresa.

HACER IMPORTANTE LA SALIDA DE UN EMPLEADO.

Las empresas suelen poner mayor atención a la contratación de nuevos empleados que a la salida de uno con experiencia y que ha demostrado capacidad y lealtad a la organización. Es importante que los encargados de los Recursos Humanos presten la misma atención a la baja de un colaborador que a la contratación de uno nuevo.

Dejar una empresa puede significar para el exempleado no sólo la pérdida de un salario; también representa un duelo al dejar de ver a sus compañeros y al sentir una orfandad por desprenderse de la compañía que, por un tiempo, le dio protección y sustento. Cambiar de rutina puede generar conflictos emocionales a quienes terminan una relación laboral. Existen sentimientos de nostalgia, de fracaso y desprendimiento que pueden llevar a la depresión del individuo.

Por eso es necesario que la empresa le dé al trabajador el trato que merece al salir de la organización como el que le dio cuando llegó. Tratar de ayudarle a ubicar un nuevo empleo, mantener contacto vía mail algunas veces al año, felicitarlo en su aniversario o simplemente interesarse en su salud, son actitudes que no cuestan mucho y que pueden hacer que el exempleado mantenga vigente el sentimiento de pertenencia con la empresa.

Texto: Ricardo Tejeda

Para Recruiters & HR Advisors LATAM

¡Gracias por comentar y compartir la información!