IMPORTANCIA DEL CAPITAL HUMANO EN LAS EMPRESAS.

La relación de las empresas con sus empleados es de vital importancia, ya que los trabajadores son los que la dan el verdadero y real valor a cada compañía, de ahí que los encargados de Recursos Humanos deben cuidar, de manera muy especial, el mayor activo que tienen: su capital humano.

El Capital Humano se define como: el valor económico de las habilidades profesionales que tiene cada persona. Se pueda calcular como el valor de los beneficios futuros que una persona espera obtener con su desempaño en la empresa, es decir, con su trabajo. Y si a ese capital humano se le suma el financiero, se obtiene la riqueza total de cada persona.

Cada trabajador suma a la empresa, forma parte de los activos y colabora de manera indispensable en la productividad de la organización, pero no todos los empleados representan el mismo valor para el negocio, ya que quien realice su trabajo de manera regular, es decir que solamente cumpla con su horario, tiene un valor determinado; pero es claro que para la empresa valdrá mucho más aquel empleado que además de cumplir con su horario cuente con experiencia laboral, conocimiento y capacitación constante. Esa clase de empleados aumentan el valor del capital humano.

LA CAPACITACIÓN NO ES UN GASTO.

Cuando el personal de una compañía se capacita y obtiene más conocimientos que enriquecen su desempeño, aumentan sus competencias y por tanto su valor. En ese sentido, la educación o capacitación no debe ser netamente formal, no hablamos aquí de títulos universitarios que, desde luego, son importantes, sino de una educación relacionada con su desempeño en una fábrica, en una línea de producción o en una oficina. Cuando una empresa invierte en la capacitación de su personal, en realidad no está haciendo un gasto extra y eso se comprueba cuando en un corto plazo ve resultados positivos al aumentar la productividad y competencia de sus empleados.

Una empresa es tan valiosa como lo sean sus empleados y por eso los departamentos de Recursos Humanos ponen especial atención a la gestión, selección y optimización de su personal.

VALOR DE LOS RECURSOS HUMANOS.

Toda empresa, sea del giro que sea, aumenta su valor gracias a una excelente gestión de los Recursos Humanos; al seleccionar al mejor talento, le da crecimiento y valor a la organización. La verdadera importancia del capital humano consiste en conocer el papel que cada empleado juega en la empresa y en su modelo de negocio, de esa manera se pueden alcanzar los objetivos y el éxito de la empresa.

Por eso el departamento de Recursos Humano no solo debe preocuparse por reclutar el mejor talento, sino que, además, debe estar pendiente de la capacitación constante de sus empleados. Cuando los trabajadores están más compenetrados con los valores de la empresa y con sus objetivos, mejor será su rendimiento. También deben procurar promover un clima laboral agradable generando, de ese modo, mayor compromiso y sentido de pertenencia de los colaboradores.

MOTIVAR A LOS TRABAJADORES.

La mayoría de la gente trabaja para ganar un sueldo, pero eso no lo es todo. Es normal que todos busquen una remuneración justa por su trabajo, pero muchas veces vale más la motivación de los empleados para que den lo mejor de ellos mismos. Aquí algunos ejemplos para motivar al personal:

COMPARTIR OBJETIVOS.

Los objetivos de los trabajadores deben ser los mismos que los de la empresa. Y eso se logra con reuniones periódicas con los integrantes del equipo de determinada área con la finalidad de establecer metas y objetivos comunes. Todos deben participar activamente en esas reuniones para sentirse más motivados, valorados y que tengan un mayor compromiso con el equipo y con la empresa.

ESCUCHAR A LOS EMPLEADOS.

En cualquier empresa, es fundamental tener en cuenta las opiniones de los trabajadores. Ellos son los que viven día a día todas las situaciones de su departamento que la mayoría de las veces, los jefes ven con otra perspectiva. Cuando eso sucede, la comunicación fluida contribuye a mejorar el ambiente laboral y, por ende, la productividad.

CONOCER A LOS EMPLEADOS.

Para lograr un equipo de trabajo sólido y unido, en donde el esfuerzo y los objetivos son compartidos, no basta con trabajar, también se debe tener tiempo para organizar actividades fuera del horario laboral, que ayuden a relajar la mente y a fortalecer los lazos entre los miembros del equipo de trabajo.

ASIGNAR RESPONSABILIDADES ADECUADAS.

Cada empleado debe estar en un puesto que se ajuste a sus competencias y habilidades profesionales. Si una persona esta en un puesto para el que no está capacitado, ya sea por inseguridad o porque esta sobre capacitado, con seguridad se le percibirá como un empleado desmotivado. Al pensar que no puede con la responsabilidad, se llenará de estrés y seguramente cometerá algún error; por otro lado, si el trabajador esta sobre capacitado, sentirá que no es valorado y que lo que hace no vale la pena. Se deben asignar las responsabilidades adecuadas a las capacidades y competencias de cada trabajador.

RECONOCIMIENTO AL DESEMPEÑO.

Reconocer el alza en las ventas, la mayor productividad, el resolver un problema que se ha venido arrastrando, es la mejor manera de mantener motivado al personal, eso permite una retroalimentación positiva. Una felicitación o cualquier muestra de reconocimiento, no cuesta nada y sí significa mucho para el trabajador y siente que su esfuerzo ha valido la pena. Así se sentirá importante en el grupo y para la empresa lo que lo motivará a seguir esforzando cada vez más.

ASCENDER DE PUESTO.

Todos los empleados buscan crecimiento personal, por eso es una muy buena idea ofrecer la oportunidad de que desarrollen sus aptitudes plenamente y que aprendan cosas nuevas. Que enfrenten retos y responsabilidades que se veían lejanas o que pensaron que esas cosas jamás les podrían suceder.

CUIDAR LA SALUD

Con la crisis de Salud, las empresas han desarrollado distintas alternativas para evitar los contagios entre los trabajadores y muchas han optado por el Teletrabajo. Estas medidas están encaminadas a que no se pierdan las fuentes de trabajo y a cuidar la salud de todos. Preocuparse por la salud física y emocional de los trabajadores es otra manera de motivar al trabajador. Preocuparse por su bienestar laboral, social y familiar, hace que se motiven a seguir desempeñando sus funciones aun fuera de su espacio habitual.

La motivación del personal es una herramienta que los Recursos Humanos deben aprovechar para incrementar el valor del capital humano de las empresas. Es muy difícil tener el talento que se requiere en cada puesto, por eso es mejor capacitar a los trabajadores y retenerlos, sobre todo en estos momentos de incertidumbre, en que muchos empleados tienen temor de que su fuente de trabajo cierre por la crisis que estamos atravesando y que no encuentren un nuevo empleo.

La capacitación constante y el reconocimiento a la labor es una manera de fortalecer vínculos entre empresa y empleado. Eso genera pertenencia, el empleado está seguro de que es valioso para la organización y le da seguridad en sí mismo y confianza para enfrentar las labores que son su responsabilidad con entusiasmo y con el compromiso de rendir cada día más y de ser más productivo.

Texto: Ricardo Tejeda

Para Recruiters & HR Advisors LATAM

¡Gracias por comentar y compartir la información!