“HÁBLAME DE TI”

Al enfrentar una entrevista de trabajo se deben pasar varias etapas: entregar el currículum, acudir a dos entrevistas más antes de ser preseleccionado y cuando sólo quedan dos candidatos para el puesto, en la entrevista final, de pronto surge una pregunta que puede resultar muy importante para que el reclutador decida quién se queda con el puesto. Esa pregunta es: “HÁBLAME DE TI”.

Casi todos somos capaces de recordar el argumento general de una película, de narrar -con lujo de detalles- determinado acontecimiento que nos llamó la atención, de reproducir un incidente que no presenciamos y que alguien nos contó y hasta podemos, como se dice, “ponerle de nuestra cosecha”, pero pocas veces somos capaces de hablar de nosotros mismos, de nuestros logros, anhelos, inquietudes, temores y sueños.

Es muy importante tener en cuenta que el reclutador hace esa pregunta, no porque le interese nuestra vida, sino que lo más importante para él es darse cuenta de qué forma nos expresamos, cómo pensamos y ordenamos nuestras ideas, por lo que es indispensable que respondamos de una manera estructurada contando lo que nos gusta y lo que pensamos de manera clara y ordenada.

Tal vez esa sea la única oportunidad de mostrarnos tal como somos, de expresar de manera libre cómo nos percibimos, sin máscaras ni posturas para impresionar a los demás, así que merece la pena aprovechar y no desperdiciar esa gran oportunidad de romper el hielo con el reclutador.

CÓMO EMPEZAR A RESPONDER.

Llegado a este punto, tal vez sea conveniente empezar a hablar de nuestro pasatiempo favorito o de lo que nos apasiona, pueden ser: los deportes, la astronomía, la jardinería, las mascotas, el cine, la música, las series de televisión, etc.

Una vez que se ha logrado entablar una conversación fluida sobre nuestros gustos y aficiones, es momento de hablar, de manea breve pero clara, de los estudios principales y en qué área se basa nuestra mayor experiencia, nuestra habilidad y nuestros logros en otras compañías, si fuera el caso.

También es una oportunidad para exponer el enfoque o qué soluciones y resultados finales podemos ofrecer con nuestro desempeño y que le dan un plus a la vacante que se solicita y para la que estamos postulando.

CERRANDO LA VENTA.

En este punto es cuando debemos “Cerrar la venta de nuestro talento”. Es decir, es cuando podemos convencer al reclutador hablando de nuestras fortalezas y de que somos el diferencial que nos hace únicos para el puesto que se ofrece.

Es nuestra mejor oportunidad para demostrar que somos personas normales que, con nuestros conocimientos, habilidades y experiencia, estamos calificados para ocupar esa vacante específica y para demostrar que estamos comprometidos con la empresa, que conocemos su cultura y su ámbito de influencia, que sabemos a qué se dedica y sobre todo, de lo que podemos ofrecer para ayudar a engrandecer a la organización.

LO QUE NO SE DEBE HACER

En ningún caso se debe aprovechar la pregunta “Háblame de ti” para hablar de lo que esperamos recibir de la compañía. Por ningún motivo debemos usar este momento para demostrar que estamos necesitados y que sin el empleo estamos perdidos, no debemos preguntar cuánto nos van a pagar, o cuántos días de vacaciones tendremos al año o si hay flexibilidad en el horario.

Tampoco es recomendable hablar de temas delicados como la religión, la política, o de conflictos que pueden lesionar a grupos que representan minorías.

Hablar de esos aspectos en ese momento solo demuestran un interés mezquino y que queremos victimizarnos ante el reclutador, quien se sabe todos los trucos y jamás vamos a conmoverlo ni a engañarlo. Con esa actitud, lo más seguro es que no se consiga el trabajo dejando el camino más libre para el otro candidato.

Responder con sinceridad a la pregunta “háblame de ti”, es la manera más efectiva que se tiene para que el reclutador se forme una imagen más clara y definida de quiénes somos y de qué tan valiosos podemos ser para la empresa. Por eso es importante hacer un ensayo, por escrito y aprenderlo para poder responder con naturalidad cuando sea el momento oportuno en la próxima entrevista de trabajo.

Texto: Ricardo Tejeda

Para Recruiters & HR Advisors LATAM

¡Gracias por comentar y compartir la información!