EL AGUINALDO.

Todos los trabajadores ya recibieron o están próximos a recibir su aguinaldo el cual de acuerdo con la Real Academia Española (RAE) es un obsequio que se entrega en diferentes celebraciones, entre ellas Navidad, por lo que es una remuneración que recibe el trabajador más allá de los doce salarios mensuales que obtiene al año, mejor conocida como prestación, pero, ¿cuál fue el origen de éste?

Todo comenzó de una antigua tradición de dar regalos al último mes del año, para expresar buenos deseos, esto en diversas culturas del mundo.

Etimológicamente existen varias versiones, sin embargo, las más aceptadas son las que provienen de “eguinad” o “equinand” palabra de origen celta que usaban para designar un obsequio que se daba a fin de año como muestra de buenos deseos para el periodo siguiente. Estos pueblos tenían la creencia de que era indispensable un obsequio generoso para iniciar de buena manera el siguiente año; y entregaban dátiles o frutos secos.

También se dice que la palabra “Aguinaldo” proviene del Latín strenna o strena, que actualmente significa “estrenar algo”. Estos términos se asociaban con un regalo deseando lo mejor a otra persona.

EL ORIGEN

El origen de la tradición de entregar regalos aún no está bien definida, se cree que fue el rey Tito Tacio de Roma quien, de acuerdo con el diccionario de Mitología Universal de Akal, inició la costumbre de repartir entre familiares y amigos con motivo del fin de año trozos de pino cortados del bosque

Al paso del tiempo las ramas se fueron cambiando por regalos más costosos como ropa o hasta objetos de metales preciosos como oro, plata o bronce.

Años más tarde, la iglesia católica adoptó la costumbre que entre los fieles debían intercambiar regalos los cuales no solo se reparten en la Navidad, también en la Epifanía del 6 de enero, que rememora la adoración del Niño Jesús por los Reyes magos.

En Roma se volvió general e incluso se institucionalizó esta práctica de acompañar con un regalo las felicitaciones y los buenos deseos ya sea por el cumpleaños o por las fiestas de fin de año que simbolizan un nuevo origen y una nueva oportunidad de mejorar.

En otros paísis como España e Inglaterra se mantiene la tradición de que los niños salgan a la calle y vayan de casa en casa cantando villancicos y pidiendo aguinaldo que generalmente son dulces o frutas. Algunos trabajadores de servicio como barrenderos, carteros, vigilantes entre otros, también pasan a las casas solicitando su gratificación por otro año de servicio.

AGUINALDO COMO PRESTACIÓN.

En México, la costumbre de regalar dulces y alimentos se extendió al caso laboral y en el año de 1970 se convirtió en una prestación monetaria obligatoria para todos aquellos que laboren bajo la ley Federal del Trabajo, (LFT) que en su artículo 87 dice tetualmente:

“Los trabajadores tendrán derecho a un aguinaldo anual que deberá pagarse antes del día veinte de diciembre, equivalente a quince días de salario, por lo menos. Los que no hayan cumplido el año de servicios, independientemente de que se encuentren laborando o no en la fecha de liquidación del aguinaldo, tendrán derecho a que se les pague la parte proporcional del mismo, conforme al tiempo que hubieran trabajado, cualquiera que fuera este.”

Por lo tanto, el aguinaldo es una gratificación que el patrón deberá entregar cada año a más tardar el día 20 de diciembre y el monto será de mínimo el equivalente a 15 días de salario de acuerdo con el contrato individual o colectivo de trabajo, también podrá ser mayo en beneficio del trabajador.

En la actualidad el aguinaldo se ha ido adecuando a las nuevas generaciones y mantiene el fin de ser utilizado como un presagio para que el siguente año sea mejor que el anterior.

Y a ti, ¿ya te te llegó tu aguinaldo? Si es así, ¡Felicidades! Disfrútalo y cuídalo, es para ti y tu familia. Y si no lo has recibido, ¡exígelo! Es una prestación que por ley te corresponde.

Texto: Ricardo Tejeda

Para Recruiters & HR Advisors LATAM

¡Gracias por comentar y compartir!